sábado, 24 de septiembre de 2011

Chiles rellenos capeados y sin capear. Asados o fritos

Prácticamente todo el año hay chiles poblanos en el mercado, sin embargo, entre julio y septiembre abundan y su precio es más accesible. Debido al enorme trabajo que implica limpiar, pelar, desvenar y quitar las semillas, así como rellenar, enharinar, capear y freír, así como preparar un relleno que se complemente con el delicioso sabor de los chiles, cuando decido prepararlos trato de hacer los suficientes como para disfrutarlos durante dos días. 
Mi mamá siempre los asó directamente al fuego. Cuando estaban bien tatemados los metía en una bolsa de plástico y los dejaba sudar durante diez minutos; después procedía a limpiarlos, la piel se desprende fácilmente. Recomiendo usar guantes para no enchilarse las manos. A mí me gusta freírlos. Hay que tener cuidado de que estén limpios y secos antes de introducirlos en el aceite caliente, de otra manera se corre el riesgo de sufrir una dolorosa quemada. Cuando están listos también se dejan sudar un rato. El resultado entre una y otra técnica es un color más vivo y una textura más crocante para los fritos.


Los chiles poblanos se asan sobre un comal o directamente al fuego.


Una modalidad que vale la pena intentar es freír los chiles poblanos que
no se van a capear.


El color y la textura del frito y el asado guardan sutiles diferencias, el primero 
puede servir para rellenar y servir frío; el segundo va muy bien capeado.


Después de quitarles la piel, se abren con cuidado para desvenar y
eliminar las semillas. 
Estarán listos para rellenarlos de queso, doble crema o de cabra. 
Los rellenos varían tanto como los gustos y recursos: frijoles refritos,
verduras, picadillo, atún, camarones, entre muchos más.


Cuando el capeado está doradito, se sacan de la sartén y se ponen sobre
papel absorbente.


Bañados con una salsa de jitomate y acompañados con arroz blanco
y tortillas calientitas son deliciosos.


 Rellenos de picadillo y queso doble crema, no hay quién se resista.


9 comentarios:

Basque-Land dijo...

Hello, long time but I have had problems getting to your blog because of pop-ups but I think I have solved the problem. Yummy, I can't wait to make these!

Basque-Land dijo...

oh, what is that coating you put on the stuffed chili before frying?

J. M. Rosario dijo...

Fabuloso! Este blog es para mí una verdadera revelación. Felicidades, Maria!

María Eugenia dijo...

Hola Rozanna:
Me da mucho gusto recibir tu comentario. No sé qué ha ocurrido con Blogspot y mi servidor, pero no he podido entrar ni para contestar tu comentario. Ahora tuve suerte.
Ya me platicarás si preparas unos chiles rellenos, que seguramente te quedarán deliciosos.
Un abrazo muy fuerte.

María Eugenia dijo...

J.M. Rosario:
Muchas gracias por entrar a esta Sobremesa y por tu comentario.
Ya visitaré tu sitio para corresponder.
Saludos afectuosos.

ruma dijo...

Hello, María Eugenia Mendoza.

The excellent and lovely work.

The lovely kimono infants, Japanese tradition

The prayer for all peace.
from Japan, ruma ❀

María Eugenia dijo...

Thank you very much.
I was once in Tokyo and I loved it.

Myriam Mahiques dijo...

Eugenia, cómo nunca había entrado a este blog! Qué bien, no sabía que te gustaba cocinar, a mí también. TEngo que volver a visitarlo.
Te he mandado un email el día de hoy.
Besos,
Myriam

María Eugenia dijo...

Hola Myriam:
Qué gusto encontrarte también por aquí, por la lista de tus blogs favoritos he visto que disfrutas la cocina.
Mi pobre sobremesa ha estado muy abandonada por culpa de mi desorden, pero ya la retomaré.
Ya recibí tu correo y lo he contestado.
Va un cariñoso abrazo.